Los invernaderos son espacios concebidos para preservar y potenciar la vida. Sin embargo su proliferación produce unas consecuencias negativas para el medio ambiente que, paradójicamente, atentan contra sus objetivos iniciales. Estas ideas, combinadas con la fascinación por sus métodos constructivos y materiales utilizados, han motivado gran parte de nuestro trabajo de estilo más arquitectónico.